Cómo influye una autoestima positiva en el desarrollo de los niños

Uno de los factores más importantes para que los niños se desarrollen de forma plena es la adquisición de una autoestima positiva. Y, en este proceso, el adulto tiene mucho que ver.

Tener una buena autoestima hace que la visión que el niño tiene de si mismo sea positiva y que sea consciente de sus capacidades, hecho que le proporcionará éxito en el proceso de aprendizaje y en el proceso de socialización en sus relaciones con sus iguales y con los adultos que le rodean, actuando con autonomía, independencia y seguridad, y mostrando sus emociones con naturalidad.

La autoestima influye directamente en el rendimiento escolar, de manera que un niño más inteligente puede tener peores resultados si su autoestima es baja, ya que ellos dependerán de cómo se sienta el niño consigo mismo y del ambiente que lo rodee. De igual manera puede suceder muy al contrario, y pueden darse mejores resultados en niños menos inteligentes cuya autoestima sea positiva.

Pautas para mejorar la autoestima

– Hacerles que sean conscientes de sus aspectos positivos. Hablar con ellos y decirles aquello que hacen bien o que más nos gusta de ellos, les dará una gran confianza en sí mismos.

– Proporcionarles ocasiones para hacer cosas y, después, felicitarles por aquello que hacen bien y hacerles de guía y darles ánimo para aquello que no hacen tan bien, pero que lograrán más adelante con nuestro apoyo.

– Darle responsabilidades de acuerdo con su edad.

– Si se equivocan, les corregiremos desde un punto de vista positivo. Nunca reforzando la sensación de que no saben hacerlo, sino todo lo contrario, haciéndoles ver que de los errores se aprende y que en próximas ocasiones les saldrá mejor.

Nunca los compararemos con otros niños, ya que cada uno es único y especial y hemos de hacerles conscientes de ello y de sus cualidades, que pueden no ser las mismas que las de otros niños , y que se harán patentes y se perfeccionarán si se dan las condiciones necesarias para su desarrollo.