Los niños que hacen deporte tienen menos dificultades emocionales en la adolescencia

Buscar que los niños tengan menos problemas emocionales durante su vida es una tarea fundamental que tienes como padre o madre. No puedes negar el hecho de querer velar por el bienestar de tus hijos, sin importar la edad que tengan. Y si puedes aportar en dicha tarea, ¿por qué no hacerlo?

Una de las estrategias más importantes para favorecer a la salud global de los pequeños es fomentar la práctica regular del deporte. Este hábito aporta una cantidad considerable de beneficios, los cuales van más allá de la salud y del bienestar físico.

No hace falta que te contemos la sensación de alivio que se experimenta al momento de realizar actividad física, ni de la tranquilidad y la felicidad posterior a la misma.

Estos beneficios psicológicos están íntimamente relacionados con procesos físicos del organismo, como el aumento de la producción de ciertas hormonas “positivas”. Entre ellas, la noradrenalina, que además de hormona es un neurotransmisor.

Aunque la práctica deportiva ofrece beneficios en todas las edades, es particularmente beneficiosa en la infancia y en la adolescencia. Entre otras cuestiones, ayuda a desarrollar herramientas para afrontar mejor los cambios emocionales que se producen luego de la pubertad.