¿Por qué mi hijo se aburre en vacaciones?

Pese a que lleven esperando sus vacaciones muchísimo, es normal que, pasadas unos días, los más pequeños en algunos momentos se aburran, pero… ¿Por qué les sucede esto? Veamos las principales causas para tratar de comprenderlos.

¿Por qué se aburren los niños en vacaciones?

Pensemos en la situación. Durante la mayor parte del año, los padres organizan la vida de los más pequeños de manera “ajustada”. Es decir, que los llevan al colegio, que controlan que están estudiando y haciendo sus deberes, que acuden a sus actividades extraescolares, que les va bien… Y claro, cuando están de vacaciones y no tienen que cumplir con tantas obligaciones, ni con horarios, algunos niños no saben cómo gestionar bien todo su tiempo libre.

Por otro lado, consideremos el contexto, los menores de hoy en día tienen más dispositivos electrónicos y juguetes más avanzados, y estos, en ocasiones, les “dan todo hecho”, por lo que su creatividad no se ve tan potenciada con ellos.

Ideas para ayudarlos a “salir del aburrimiento”

  • Pueden pensar juntos en planes familiares, de esta forma, una parte del tiempo, los niños la aprovechan en familia sin estar tan pendientes de la tecnología.
  • Puedes aprovechar actividades que tengas hacer y decirles que si quieren ayudarte, lógicamente también pensando en su edad. Por ejemplo, puedes decirles que si te ayudan a preparar la comida, a ordenar su armario…
  • Les puedes explicar que tú (y que todos en algún momento) podemos sentir aburrimiento y que por lo tanto es normal. Además, puedes contarles qué es lo hacías tú a su edad para no aburrirte.
  • Para que los niños no se aburran, necesitan dar alas a su imaginación, por lo que no podemos decirles a todo que no pueden hacerlo.
  • Pensar en alternativas de ocio que no requieran de dispositivos digitales también les ayudará a desconectar. No quiere decir que no los utilicen, pero sí que no pasen horas y horas frente a las pantallas.
  • Si sabes que a tus niños les encantan las manualidades, aprovecha para tener siempre materiales con las que puedan animarse a crear sus propias obras.
  • Puedes proponerles que miren recuerdos de la familia y pasen un tiempo viendo fotos familiares, de algunos de sus cumpleaños o de las últimas vacaciones…