Actividades infantiles para las vacaciones de Navidad

Durante la época navideña, los colegios cierran y los niños pasan a tener mucho tiempo libre. Esto se debe aprovechar para compartir momentos en familia. En este artículo, te proponemos algunas actividades infantiles para las vacaciones de Navidad que puedes poner en práctica con tus hijos. El hecho de organizar planes familiares es esencial para fortalecer los vínculos afectivos y fomentar una convivencia positiva en el hogar.

  • Crear adornos propios para el árbol de Navidad: El árbol de Navidad es uno de los elementos más característicos de estas fechas. De hecho, los pequeños suelen mostrar mucha ilusión cuando llega el momento de decorarlo. Esta ocasión, puede volverse aún más especial si, además, son ellos mismos los que crean los adornos para poner en el árbol.
  • Ver películas de temática navideña: Esto consiste en reunirse todos juntos delante de la televisión y escoger una película infantil de temática navideña, que acompañe al ambiente de amor, paz y felicidad que se suele crear en esta época tan bonita del año.
  • Escoger juguetes para donar a otros niños: No todos los niños tienen la suerte de crecer en una familia que cuenta con los recursos económicos suficientes para celebrar fiestas como la Navidad. Para que los pequeños valoren su privilegiada situación y se den cuenta de lo afortunados que son al recibir regalos en esta época del año, es conveniente proponer actividades que fomenten la solidaridad.

Organizar actividades infantiles para realizar durante las vacaciones de Navidad aporta múltiples beneficios. Se puede decir que este tipo de actividades sirve, entre otras cosas, para:

  • Generar compromiso
  • Promover el afecto entre todos los miembros de la familia
  • Potenciar la comunicación y la escucha activa
  • Aliviar tensiones
  • Expresar y reconocer las emociones y sentimientos
  • Prevenir conductas antisociales

Por tanto, para conseguir la cohesión familiar, es fundamental pasar tiempo libre juntos, dejando a un lado la rutina y la monotonía del día a día, y llevando a cabo actividades de ocio en las que las madres y los padres puedan actuar como figuras de referencia, de modo que, con sus comportamiento, sean modelos de consideración y aprendizaje para los hijos.