¿Cómo establecer hábitos de sueño durante la pandemia por COVID 19?

Si bien es cierto que dormir bien es fundamental para la salud en tiempos normales, lo es aún más en este período de confinamiento. La crisis generada por la pandemia del COVID 19 ha provocado un clima de ansiedad que ha hecho aumentar los niveles de estrés en adultos y niños y que puede derivar en insomnio y dificultades para conciliar el sueño.

El ser humano pasa, en promedio, un tercio de su vida durmiendo. Dormir bien es esencial por muchas buenas razones. Un sueño de buena calidad y de duración suficiente es esencial tanto física como mentalmente.

¿Cómo recuperar hábitos de sueño?

1. Establece un horario regular: Establece un horario y rutinas diarias para ayudar a tu hijo a mantener un ritmo diario similar al que tenían antes de la pandemia, siempre ajustándolo a su edad actual.

2. Saca a pasear a tu peque para que esté en contacto con la luz del sol: Abre ventanas para que entre luz y expón a tu hijo a la luz del sol y al aire fresco. Será muy positivo para mejorar su reloj biológico interno y sus ritmos circadianos.

3. Mantenle activo: Le ayudará a acumular cansancio corporal para conciliar mejor el sueño. Ojo, no superactivo, pero si una actividad diaria de juegos, paseos y entretenimiento para que pueda estimularse tanto a nivel físico como emocional y llegue a la noche con sueño y en mejores condiciones para tener un sueño tranquilo y placentero.

4. Evita las pantallas antes de ir a la cama: Es muy importante que no las utilices con tu hijo por lo menos 30 minutos -1 hora antes de ir a dormir, ya que su brillo puede estimularle, retrasar su ciclo de día/noche y alterar su reloj biológico interno, lo que conllevará a dificultades para dormirse y aumento de los despertares nocturnos.

5. Continúa con las siestas: Es importante que tanto la duración como la hora en que se realice dicha siesta siempre sea la misma por la importancia, ya comentada, de mantener rutinas y horarios de sueño.

Tómate tu tiempo para comprender los hábitos y las formas de comunicarse de tu hijo para que puedas ayudarlo a dormir mejor.