Covid-19 : Si te cuidas tú… nos cuidamos todos

Estamos en medio de una escalada de la COVID-19 en todo el país y el mundo entero y el comienzo de nuevas actividades puede generar una situación de “falsa seguridad” entre todas las personas y esto puede  desembocar en más contagios.

El virus se propaga típicamente a través de pequeñas gotas que se propagan cuando una persona con COVID-19 tose o exhala. Luego, otra persona puede contraer el virus al inhalar estas gotas o tocar objetos contaminados por estas gotas y luego tocarse los ojos, la nariz o la boca. El período de incubación actualmente conocido es de máximo 14 días.

La contención del virus solo se puede lograr a través de un comportamiento sensato y el cumplimiento de las medidas generales de higiene, especialmente de la higiene de las manos, es por eso que  te recordamos otras acciones que debemos seguir implementando, si queremos bajar la curva de contagios.

  1. Usar mascarillas… pero no de cualquier manera

Ya las hemos interiorizado como parte de nuestro «vestuario» habitual pero, desgraciadamente, en muchos casos aún no les damos el uso adecuado. No solo deben ponérselas quienes tengan síntomas de coronavirus o tengan bajo su cuidado a una persona infectada, sino todas las personas, independientemente si estamos en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público. Por supuesto, la mascarilla siempre debe tapar la boca y los orificios nasales, y para quitársela o ponérsela, debemos sujetarla por los cordeles de sujeción desde detrás de las orejas o la nuca. Nunca debe tocarse su superficie delantera.

2. Mantener la distancia social… y tocar lo menos posible

Según la evidencia actual, sabemos que se transmite principalmente entre las personas a través de partículas respiratorias, lo que ocurre cuando una persona está en contacto cercan con otra. Es necesario mantener  en la medida de lo posible, la distancia social de mínimo dos metros con las personas de nuestro entorno en lugares públicos.

3. Evitar ciertos espacios cerrados

Se recomienda evitar espacios públicos cerrados como restaurantes, discotecas o centros comerciales  en los que no se pudiera garantizar una buena ventilación o el espacio suficiente para mantener la distancia de seguridad. Esto implica que, antes de entrar a uno de estos recintos, debemos comprobar siempre antes que cumplen con las medidas necesarias.

4. La importancia de ese acto tan cotidiano de lavarse las manos

Como hemos remarcado, es posible contagiarse de coronavirus si se tiene contacto con una superficie que antes ha sido tocada por una persona infectada. Por eso desde la OMS insisten en la importancia de lavarse las manos con un desinfectante a base de alcohol (soluciones o geles hidroalcohólicos). Hay que tener en cuenta de que estas soluciones son las que nos permiten hacerlo más a menudo, puesto que no requiere un enjuague posterior. Pero en casa, oficina o colegio es importantes lavarse con agua y jabón, es igual de efectivo para matar el virus. Y tu piel te lo agradecerá.

5. Realizarse la prueba si es necesario

En caso de presentar síntomas sospechosos de coronavirus será tu propio médico de cabecera el que te prescriba una prueba que confirme o desmienta si has sido contagiado. También es conveniente hacérselas en un laboratorio privado aunque no se presenten síntomas, si se ha estado en contacto con alguna persona de riesgo o se ha estado en algún entorno con una elevada exposición viral.

6. Estar bien informados

Y por último, aunque parezca una obviedad, pero no lo es, el COVID-19 nos ha sorprendido a todos, incluida la comunidad científica que, aún hoy, admite no saberlo todo de este virus. «El conocimiento sobre la transmisión y otras características del COVID-19 se acumula todos los días», aseguran desde la Organización Mundial de la Salud.

Recuerda que la  desinformación puede llevar a que nos relajemos cuando deberíamos estar alerta.