Ventajas de la estimulación temprana

Durante los primeros años de vida, el cerebro no tiene la capacidad de crear circuitos neuronales con base al aprendizaje y experiencias; a esto se le denomina como plasticidad neuronal. Esto sería lo que da paso a la principal función de la estimulación temprana: entrenar y estimular al cerebro durante el desarrollo del niño.

Que el niño reciba estimulación temprana en sus primeros años de vida, brinda un aporte en su proceso de enseñanza-aprendizaje, entre los que podemos mencionar:

  • Favorece el desarrollo y potenciar sus funciones cerebrales.
  • Suscita condiciones físicas, educativas y sociales.
  • Estimula el proceso de maduración.
  • Fortalece el proceso de aprendizaje, intelecto, afectividad y psicomotricidad.
  • Favorece su autonomía y seguridad en sí mismos.
  • Fomenta la creatividad y la imaginación.
  • Crea mayores lazos afectivos.

La estimulación temprana es más eficaz en niños en los primeros años de vida, por ser la etapa en la que hay mayor plasticidad cerebral, es decir, mayor facilidad y rapidez en establecer conexiones neuronales.

Nuestro exclusivo programa de estimulación temprana PAIDOS, se enfoca en el desarrollo neuronal de nuestros estudiantes de parvularia, exponiéndolos a situaciones cotidianas que les ayuda a fortalecer su proceso de enseñanza aprendizaje.