Claves para saber si tu hijo necesita lentes

Con el avance en la tecnología los niños pasan gran parte del día frente a la televisión, jugando con videojuegos, o con el ordenador. Y fuerzan en gran medida a la vista. Lo que afecta hasta un 20% de niños en edad escolar, lo que desarrolla problemas como miopía, estrabismo, o hipermetropía.

La vista de los niños y niñas no madura completamente hasta su adolescencia, es por eso que cuanto antes empiecen a tratarse sus problemas visuales, más altas son las probabilidades de poder corregirlas. Ellos no tienen el conocimiento suficiente para decirnos si ven mejor o peor.

¿Cómo puedes saber si tu hijo necesita lentes?

1. Lee muy de cerca: Si se acerca demasiado a los objetos con los que juega o los libros y cuadernos con los que hace la tarea, es un signo muy probable de que tu hijo necesita gafas

2. Prefiere sentarse en las filas delanteras: La timidez natural de casi todos los niños hacia su profesor hace que estos rehúyan las primeras filas. Si prefieren sentarse delante, puede ser que no vean bien.

3. Cierra los ojos o parpadea excesivamente: Si notas que tu hijo entrecierra mucho los ojos o parpadea demasiado, es que algo no está funcionando bien.

4. Se marea mientras lee: También se debe al esfuerzo de acomodación visual.

5. Tiene dolores de cabeza o mareos: Si tu hijo se siente cansado y con dolor de cabeza al salir de clase, una de las causas puede ser que haya fijado demasiado la vista porque no ve bien lo que pone en la pizarra.

6. Picor de ojos: Estos niños tienden a frotarse los ojos, en especial al final del día, o de las horas lectivas.

7. Enrojecimiento ocular: Si hay un esfuerzo de por medio, el riego sanguíneo de los ojos aumenta. De ahí que podamos apreciar los capilares de la zona blanca del ojo (conjuntiva) cargados de sangre.

Si en tu hijo se dan varios de estos síntomas, debes acudir a un especialista. Él te puede confirmar si estás en lo cierto