Mi hijo no sabe qué estudiar en la Universidad, ¿cómo lo ayudo?

Hay muchos factores que influyen a la hora de elegir estudios superiores o el trabajo al que dedicarse. Algunos adolescentes lo han decidido desde hace años, otros se dejan guiar por la tradición familiar, algunos por modas o por lo que escogen sus amigos, otros cambian de opinión con frecuencia y eligen en el último momento.

A la hora de elegir estudios es importante que haya un equilibrio entre las propias aptitudes y las preferencias. No vale guiarse solamente por uno de estos factores.

En muchas universidades se realizan pruebas psicométricas de intereses vocacionales, que ayudan a muchos indecisos a perfilar su futuro profesional. Es una ayuda que hay que tener en cuenta. Así, según los resultados de estas pruebas y la información de los profesores y de los padres, se puede establecer un perfil vocacional y aptitudinal.

Elegir unos estudios superiores o una forma de ganarse la vida va a tener una gran trascendencia. ¿Deben los padres involucrarse al máximo y aconsejar a los hijos? O, por el contrario, ¿es mejor dejarlos totalmente libres para que sean ellos los que tomen la decisión?

Los padres deben implicarse siempre, pero acompañando a su hijo en este camino y nunca imponiendo. Como adultos responsables de la educación de sus hijos, la especialista considera que deben expresar su opinión sobre la opción elegida. No obstante, hay una premisa a tener en cuenta: “No imponer criterios, pues, en la mayoría de los casos, lleva al abandono temprano de la opción impuesta con la pérdida de tiempo que ello supone”.