Tareas del hogar que podrían hacer nuestros hijos según edad

Los padres tendemos a considerar que tareas como hacer la cama, recoger los juguetes o preparar la ropa del colegio son actividades que debemos asumir, aun cuando ellos mismos podrían hacerlas sin ningún problema.

Lejos de ayudarles, estamos perjudicándoles con este tipo de actitud, ya que no se les permite dejar ser autónomos, crecer, aprender o ser independientes. Es más, nos perjudicamos también a nosotros mismos, ya que además de las tareas del trabajo y las de casa, hacemos las de los niños, llenándonos de estrés, el gran mal que nos azota a los padres.

Para evitarlo, les compartimos un listado de tareas que puede hacer un niño según su edad.

Entre 2 y 3 años, con estas edades, los niños son demasiado pequeños para realizar tareas domésticas complicadas, pero ya pueden empezar a colaborar en algunas actividades sencillas. De esta forma se irán acostumbrando desde pequeños a ayudar en casa.

Ejemplos de posibles tareas:

  • Llevar su ropa sucia a la cesta
  • Recoger los juguetes
  • Tirar la basura a la papelera correspondiente
  • Ayudar a limpiar los líquidos o comida que caiga al suelo

Entre 4 y 6 años, a esta edad los niños ya tienen más altura y fuerza, y ya son más conscientes de todo lo que les rodea, logrando ser, además, más autónomos.

Ejemplos de posibles tareas:

  • Elegir su propia ropa y vestirse solos
  • Peinarse y asearse solo, dejando claro qué puede y qué no usar
  • Quitar el polvo de su habitación
  • Guardar sus juguetes

Entre 7 y 10 años, los niños de entre 7 y 10 años ya pueden llevar a cabo tareas aún más complejas, aunque aún necesitarán supervisión adulta en determinadas actividades que requieran más detalle o carga.

Ejemplos de posibles tareas:

  • Hacer la cama solo
  • Barrer y trapear el suelo
  • Doblar la ropa y guardarla en el armario
  • Cocinar platos sencillos con supervisión: Sándwiches y ensaladas
  • Preparar su mochila para el colegio y la ropa del colegio}
  • Levantarse solo y arreglarse
  • Lavar los trastes
  • Poner las mesas

Entre 10 y 12 años, en esta etapa, los niños ya son totalmente conscientes de todo lo que les rodea y son mucho más responsables e independientes, comienzan a tener sus preferencias más definidas.

Es el momento de que empiecen a ayudar en algunas tareas con más responsabilidad y autonomía, como cocinar, bañarse solos o poner una lavadora y encargarse de la mascota.

Ejemplos de posibles tareas:

  • Preparar algunos platos sin supervisión
  • Pasear al perro
  • Cuidar de un hermano más pequeño, estando los padres también en casa
  • Lavar la ropa en la lavadora
  • Limpiar el jardín o el patio
  • Limpiar su habitación: polvo, cama, ventanas, suelo…

Desde los 12 años, en adelante, los niños ya serán capaces de desarrollar todo tipo de tareas. Deberán ser, en su mayoría, autónomos e independientes.

A todo lo mencionado anteriormente, se le pueden añadir también estas responsabilidades:

  • Sacar la basura.
  • Hacer una compra puntual: pan, leche…
  • Hacer la limpieza general de la casa
  • Ayudar a un hermano pequeño con los deberes.

Un aspecto muy importante en la educación de los niños es enseñarles a que asuman responsabilidades a medida que crecen. Esto no solo les ayudará a ser más disciplinados y les enseñará a seguir las normas sino que también contribuirá a que ganen en autonomía e independencia.