Como apoyar a tus hijos en sus exposiciones

¿Cuál es el primer pensamiento de los niños cuando tienen que hacer una presentación oral? Seguramente sientan un carrusel de emociones y muchos nervios. Es normal porque las primeras presentaciones, sean a la edad que sean, son todo un reto personal, pero también una motivación extra.

Las exposiciones orales ayudan a los niños a que desarrollen habilidades lingüísticas porque así entrenan sus destrezas personales como el vocabulario, el dominio de la materia sobre la que hablan, la concentración, la elaboración de la información o la organización del pensamiento.

Les compartimos algunos consejos para apoyar a sus hijos a prepararse ante una exposición

1- Grábale para que se vea a sí mismo: así tiene una imagen más nítida de los errores que comete, si se mueve poco o mucho, si gesticula más de lo necesario o necesita soltarse más o si tiene gestos repetitivos.

2- Sé su público: haced un simulacro como si estuviera delante de la clase. Esto les sirve para repasar lo que tienen que decir y también para perder los nervios.

3- Ayúdale a hacer autocrítica: no se trata de memorizar de corrido lo que se ha aprendido para que salga bien, sino que para que salga mejor.

4- Enséñale a respirar profundamente: este ejercicio sirve para controlar los nervios. Todo lo que debe hacer es respirar y aguantar el aire unos segundos y después exhalar el aire muy despacito. Tiene que repetirlo varias veces hasta que aprenda el truco y se tranquilice.

5. No te metas cuando se quede en blanco: deja que se exprese libremente para que ellos solos intenten buscar las palabras adecuadas con las que querían seguir exponiendo, así tienen una visión más realista para cuando le suceda durante su presentación en clase.

El privilegio que tenemos como padres es que somos los primeros en verlos en acción cuando ensayan en casa o cuando nos piden que los escuchemos. Por eso, es importante infundirles mucho ánimo y ayudarles en todo lo que sea posible.