El año escolar ha finalizado

Estamos a un paso del cierre de otro ciclo en la vida escolar y sin duda, será un año que pasará a la historia por todo lo que nos ha tocado vivir, pero pese a todo, hay que celebrarlo y reconocer lo alcanzado al llegar a la recta final.

Hoy agradecemos el formar parte de la Familia Garciísta, que es algo más grande que la suma de cada uno de nosotros y que hace a la vez parte de todos. Aplaudimos el esfuerzo de cada padre de familia que trabajó sin parar junto a sus hijos durante este año; sin la colaboración de ustedes no habría sido posible lograrlo.

Agradecer a nuestros estudiantes, desde los más pequeños que tuvieron que vencer barreras y adaptarse a un nuevo modelo de educación, que les representó estar lejos de sus compañeritos y maestras, hasta los más grandes que enfrentaron retos académicos y cuestionamientos personales más complejos con esta pandemia.

También agradecer a nuestros docentes, que nos dejaron entrar a sus casas, las cuales tuvieron que adaptarse en salones de clases, para poder cumplir con la misión de garantizar la continuidad académica de todos nuestros estudiantes. Admiramos la vocación de servicio y el compromiso de nuestro personal administrativo, para trabajar día a día y hacer de este Colegio, un mejor lugar para todos.

Así despedimos nuestro 2020 con la oportunidad de felicitarnos por los logros alcanzados y de saber que tenemos un mañana para hacer mejor las cosas.

Envío un abrazo a todas las familias que enfrentaron momentos difíciles durante esta época, y rogamos para que nuestro país y el mundo entero pueda recuperarse de esta pandemia, la que nos hizo valorar aún más la vida y la familia, pero, sobre todo, reafirmar que son lo más importante que tenemos.

Quiero agradecer a los padres de familia que nos acompañaron en nuestras reuniones virtuales de fin de año, fue una oportunidad para escucharlos y poder compartir con ustedes temas de interés como las valoraciones previas a final de año,  evaluaciones finales, clausuras, cursos de refuerzo y proceso de matrícula.

Sin duda, aún hay muchos retos que cumplir, pero los enfrentaremos con la seguridad que siempre seremos fieles a la misión que nos encomendaron: Formar hombres y mujeres de bien, útiles a la sociedad.

Para finalizar desearles que este tiempo de descanso y vacaciones lo aprovechen al máximo junto a sus hijos, que sea un tiempo para renovar energías y comenzar con nuevos bríos el próximo año, si así Dios, nos los permite.

Atentamente,

Lcda. Ana Cecilia Eugenia Sisniega de Ruano.