Rodolfo Díaz, Orgullo Garciísta y creador de la impresionante obra de arte de 200 metros que embellece el centro de San Salvador.

Hace años, Rodolfo Díaz vendía piedras pintadas junto a su madre. Ahora es el creador de una imponente obra de arte: un mural de nueve metros de altura y los coloridos diseños sobre los 200 metros de pavimento de la Calle Delgado, en San Salvador.

Esta semana tuvimos la oportunidad de conversar con Rodolfo, les compartimos la entrevista:

Bienvenido a tu colegio, nos puedes hablar un poco de tu época de estudiante : estudié en el Colegio desde Parvularia hasta 9º grado, la verdad que fueron años muy bonitos, significó para mí hacer amigos y me quedo con eso. Me hice amigo de personas con valores, es lo que uno encuentra aquí de verdad. Creo que la disciplina también es algo que me ayudó bastante. La disciplina que se aprende aquí te ayuda a ser responsable.

¿Cómo nace el interés por el arte, por la pintura en especial? ¿fue un interés que tuviste desde pequeño o fue algo que en el transcurso de tu adolescencia lo desarrollaste? desde chiquito me gustó dibujar, pero era solo de dibujar en el cuaderno, me acuerdo que me compraron un cuaderno de esos que no tienen líneas y yo lo veía como algo increíble, pensaba que podía hacer cualquier cosa. Después pasamos años difíciles, mi mamá se quedó sin trabajo y se puso a pintar piedras, recuerdo que fuimos al mar a traer 100 piedras y nos pusimos a pintarlas y creo que fue como mi primer contacto con el arte y ahora vivo de esto y la verdad es que ha sido algo increíble.

¿Cómo que fue que te contactaron para hacer el mural de nueve metros y también los diseños sobre 200 metros del pavimento de la Calle Delgado? Tengo entendido que estaba siendo organizado por Glasswing, USAID y la Alcaldía de San Salvador: fíjese que ya tenía 3 años de tener la empresa de arte/diseño y a lo largo de estos años hemos venido pintando, ya teníamos casi 35 Murales en el país. Un día estaba en el centro de San Salvador y dije yo tengo que pintar aquí porque es un punto importante de encuentro, vienen bastantes turistas y ahora justo todo el mundo quiere conocerlo. Como artista uno piensa que quiere pintar en otro lado y salir del país, pero me dije: ¿cómo voy a salir del país si ni siquiera he pintado en el mío? Entonces, estaba buscando un lugar en el centro donde pintar y justo en ese momento Glasswing estaba buscando un artista, considero que fue el momento justo que coincidimos y ellos vieron todo mi trabajo anterior y les pareció bastante la idea. Al principio solo era pintar un mural de 9 metros y la pintada de la calle la iban a realizar aparte, pero cuando vieron lo que les presente del mural, ellos dijeron que no tenían que buscar más y me dieron el proyecto completo.

¿Cómo surge ese proceso creativo, como llevas al plano real algo que te lo has imaginado en tu mente? Este proyecto fue difícil porque era una gran responsabilidad, no era pintar adentro de un restaurante 200 metros, además es un lugar emblemático en la capital. Pensaba que si todo salía mal iba a salir en las noticias “artista pinta horrible en el centro”. Era una responsabilidad también con los vendedores porque quería ayudarlos también a que las ventas incrementaran, justo ahí pensé que el proyecto no solo era para mí, sino para todos los que transitan el lugar.

¿Cuánto tiempo te llevó terminarlo? fueron largas horas de trabajo, en mi mente yo pienso cómo se va a pintar, puedo dibujar en la tablet pero ya planearlo en la calle distribuido en un espacio tan grande era como bien difícil dimensionar bien. Recuerdo que fue la semana que más llovió y el mural se nos lavó como unas 4 veces, tuvimos que volver a hacerlo. Era un proyecto programado para 3 días, al final fueron 7 días.

¿Nos puedes hablar de los otros proyectos que tienes? como estudiante de diseño gráfico nunca me imaginé como desarrollarme en un negocio. Justo cuando me encontraba estudiando una amiga me contacto con el dueño de un restaurante, qué estaba buscando alguien para pintar el restaurante, ella pensó en mí porque yo estudiaba diseño gráfico, no tiene nada que ver pero pensó en mí. Fui al lugar y me encontré con una pared de 11 metros de largo y 5 de alto y solo pensaba que como iba a hacerlo. Regresé asustado a la casa, pensando que no iba a terminarlo, pero el día que lo entregué hasta mi familia me ayudó en los últimos detalles. Era increíble, no tenía de idea de costos o tiempos, pero lo logré.

¿Qué sentiste cuando viste el proyecto terminado? Fue algo increíble, solo Dios me puede ayudar de verdad y así siguieron saliendo proyectos, ahora estamos trabajando con buenas marcas, yo se lo dejo todo a Dios porque a veces terminamos un proyecto y ya tenemos más. Yo digo que Dios es el CEO de la compañía como él hace todo eso, yo me encargo de pintar y hasta aquí ha sido fiel de verdad. Hay un versículo que dice «lo que yo hago, tú no lo entiendes ahora, más lo comprenderás después (Juan 13:7)» y veo hace 10 años a mi mamá pintando, asoleándose, increíblemente quemada, pero yo era joven para entenderlo, venía de vivir una vida cómoda y sin mayor preocupación y ahora nos encontrábamos es eso, pero todo tuvo una razón.

¿Qué le podrías decir a los jóvenes para que nunca dejen de perseguir sus sueños? Primero que luchen por sus sueños, que nunca sientan vergüenza y que sí, van a haber momentos difíciles, pero al final el tiempo siempre da la razón. Que no es solo decir que quiero algo, sino que hay que trabajar por eso y no solo a los jóvenes. También a los papás, si ven que sus hijos tienen un sueño, que lo apoyen, yo recuerdo a mi papá cuando le dije que yo quería dedicarme a esto y él se afligió, pero luego entendió que era mi sueño.

¿Nos puede contar tus planes a futuro, que más falta para ti? Hay dos cosas que tengo en camino, algo nuevo que se viene en diciembre es que voy a ir a pintar a Miami y el otro año quiero pintar todo un pueblo entonces que sea el pueblo más colorido del mundo y sería lindísimo que toda la gente llegue.

Entre risas e historias nos despedimos de Rodolfo, con la seguridad que es un Orgullo Garciísta, un gran ser humano que ha aprendido de situaciones difíciles, pero ahora vive con el corazón agradecido y haciendo lo que más le gusta hacer: Pintar