Padres educando y enfrentando los efectos de la pandemia.

Cada uno de los hogares de nuestra comunidad educativa, se ha visto con toda su rutina familiar alterada por las condiciones de confinamiento, distanciamiento social y extremas medidas de higiene, generadas por el Covid-19. El estado emocional de los integrantes de la familia refleja deterioro por el nivel de estrés y preocupación que provoca.

Es normal que sintamos temor e incertidumbre respecto a lo que va a suceder, pero como adultos, somos los responsables de guiar a los hijos e hijas, pues somos los primeros educadores de ellos.

En esta ocasión, brindamos sugerencias para el buen manejo de la convivencia y el aprendizaje con el ejemplo.

El primer elemento de importancia es el hecho de Mantener la calma, es decir, gestionar adecuadamente tu estrés: para esto, se puede buscar a alguien con quien poder hablar, desahogar y hacer sentir mejor, con el pensamiento positivo que permite tener la esperanza de que esta condición será superada. También, se puede hacer una actividad agradable, que permita la integración de los niños/as. Esta actividad, puede distraerlos. Cuando se sientan irritables, enojados o intolerantes, mantén el control a no gritar, ni castigar físicamente a los hijos.

Entonces, ¿Qué hacer si se porta mal? 

Todas las niñas y niños se portan mal en algún momento. Los motivos pueden ser cansancio, hambre, miedo, ansiedad o simplemente que están aprendiendo a ser independientes. Cuando se observe el mal comportamiento, se le puede llamar a otra distracción, cambiar la actividad. Hacerle saber que cualquier mal comportamiento tiene una consecuencia, que la consecuencia sea realista y congruente con lo establecido. Una vez que la consecuencia se ha cumplido, dele otra tarea o actividad

Hablar sobre el COVID-19. 

Es recomendable que se hable sobre el tema. Los hijos pueden tener dudas o tiene pensamientos que le causan inquietud. Estar disponible y darle la información que puede comprender de acuerdo con su edad le ayudará a calmarse, a confiar en los padres y a sentirse apoyado. Si es pequeño, se pueden utilizar dibujos u objetos para explicarle. Si no conocen la respuesta a todas sus preguntas, busquen información confiable en conjunto. Agregue la información que el COVID-19 se puede eliminar con agua y jabón espumoso y que juntos van a mantener esas medidas de higiene para no permitir que llegue al hogar. 

Dedique tiempo a cada uno de los hijos e hijas, aunque sea por 20 minutos diarios a cada uno, sin importar su edad, estableciendo un horario para cada uno. Pregúnteles qué quieren hacer durante ese tiempo, dentro del espacio del hogar. Pueden jugar a algo, leer, preparar algún alimento, bailar, hacer ejercicio, hacer tareas escolares, entre otros. Escúchelos y regáleles toda tu atención.

Esfuércese por mantener pensamiento positivo. Use un lenguaje calmado, optimista y positivo para dirigirse a ellos, pídale que haga sus tareas de una manera amable, en lugar de con regaños u órdenes. A nadie benefician los gritos. Pídeles que hagan cosas o que tengan comportamientos que estén en posibilidad de hacerlo según la su edad. Si es adolescente, permítale estar en contacto con amigas y amigos por medio de las redes sociales, considerando un tiempo prudencial y sin descuidar las responsabilidades escolares

Recuerde que esta condición adversa, provocada por el covid 19, será superada, pero la forma de reaccionar o lo que usted haga en este tiempo de crisis, quedará en sus hijos para toda la vida.

Eduquemos con el ejemplo

Por Lcda. Sandra Castro
Por Lcda. Sandra Castro

La Lcda. Castro se desempeña como psicóloga educativa de nuestro Colegio, orientando a nuestros estudiantes desde Parvularia 5 hasta Bachillerato.