Cómo fomentar buenos hábitos de estudio en nuestros hijos

El estudio es un hábito que acompañará a los niños durante toda su trayectoria académica, implica asumir un horario, disponer de un espacio libre de distracciones, dentro de otras cosas. Lo más propicio es ayudar a los niños a adquirirlo hasta que lo afiancen, para que después puedan estudiar con total autonomía.

Algunos consejos para fomentar en tus hijos un adecuado hábito de estudio:

– El horario con todas las materias debe estar en un lugar visible del cuarto de estudio. Esto les ayudará a organizarse mejor.

– Uso de la agenda escolar. Nuestros hijos deben acostumbrarse a anotar aquí todas sus tareas y trabajos escolares, así como las fechas de sus exámenes. Los padres de familia deben estar pendientes de revisarlas en casa para saber en todo momento cuáles son las obligaciones escolares de sus hijos y tener constancia de posibles anotaciones y recomendaciones que pudiera reflejar su docente.

– El momento de hacer los deberes. Recuerda, los padres están para asesorar, no para hacer la tarea de los  hijos. El objetivo es que aprendan sin ansiedad y esto es algo que deben hacer por sí mismos.

El sitio donde estudian debe reunir las mejores condiciones, tales como:

  1. Buena iluminación.
  2. Todos sus cuadernos y materiales ordenados y a mano.
  3. Aislado, sin interrupciones, ni ruidos de familiares y amigos.
  4. Un mobiliario: mesa, silla y lámpara adecuados.

Recomendaciones:

  • Que comiencen a hacer las tareas escolares que les resulten más sencillas. Esto les motivará y evitará que se estanquen, se frustren y pierdan el tiempo.
  • Para aprender es imprescindible que comprendan todo lo que leen. Si no entienden alguna palabra, deben buscarla en el diccionario (este recurso ha de convertirse en su mejor amigo). Ante sus dudas, invítalos a que investiguen el tema en libros o en internet, que es una fuente inagotable de conocimientos e información. Asegúrate de que solamente consulten páginas seguras y serias, pues no toda la información proporcionada en internet es cierta.

– El momento de estudiar. Se estudia con la finalidad de aprender, no exclusivamente para superar los exámenes. Hay que tener presente también que no solamente se estudia en las vísperas a un examen. El estudio eficaz y productivo implica que nuestros hijos hagan en casa un repaso de los contenidos trabajados en clase. Basta con que hagan una lectura diaria. Así, cuando la fecha del examen se aproxime, deberán hacer un esfuerzo menor basado fundamentalmente en memorizar contenidos más concretos.

Son numerosas las técnicas de estudio  tantas como estilos de aprendizaje puedan existir. Lo ideal es que nuestros hijos se sientan cómodos y seguros con su hábito de estudio.

Una vez estudiados los contenidos, podemos ayudar a nuestros hijos a consolidar sus conocimientos haciéndoles preguntas relacionadas con el tema estudiado. Esto les ayudará a sentirse seguros y les reconfortará, pues saben que estamos apoyándolos en este proceso de estudio que para ellos en muchas ocasiones no es fácil.

Créditos: Vanessa Rodríguez / Univision Communications Inc.