Entrevista con nuestro Orgullo Garciísta, profesor Julio Hernández

El profesor Julio Hernández ingresó al Colegio en 1989, tiene 30 años de formar generaciones de estudiantes Garciístas y tuvimos la oportunidad de platicar con él para que nos contara su trayectoria.

¿Por qué decidió dar clases en el Colegio García Flamenco?

Conocí al Colegio por un gran amigo y docente del Colegio, Don Vicente de Jesús Henríquez QEPD, quien me habló de la vida en el Colegio, su mística, oportunidades de crecimiento personal, capacitaciones. Por todo lo anterior, fue mi primera oportunidad de trabajar en el nivel de bachillerato y con la asignatura de mi especialidad, acá he aprendido mucho de las autoridades del colegio, del personal Docente, los estudiantes.

Constantemente hay capacitaciones para el personal y me han ayudado a crecer como persona y profesional.

¿Cómo ha sido su experiencia como docente formando a una gran cantidad de generaciones Garciístas?

Muy agradable, acabo de cumplir 30 años de trabajo en el colegio y 40 con el sistema público, han sido años muy gratificantes, de conocer cada año diferentes personas, actualmente atiendo hijos(as) de exalumnos con los que tenemos muy buenos recuerdos.

¿Qué siente al tener una gran trayectoria en la institución?

Mucho agradecimiento, en especial a Don Rutilio Iraheta Quijano, quien me dio la oportunidad de ingresar al colegio. Muy agradable, acabo de cumplir 30 años de trabajo en el colegio y 40 con el sistema público, han sido años muy gratificantes, de conocer cada año diferentes personas, actualmente atiendo hijos(as) de exalumnos con los que tenemos muy buenos recuerdos.

En cuanto a la trayectoria, agradezco la oportunidad de trabajar acá, el aprendizaje de cada uno de mis compañeros, que han moldeado mi personalidad.

¿Siempre ha brindado clases a Bachillerato o también a otros niveles?

He trabajado con todos los niveles del sistema educativo, en el año 1979, trabajé en el área rural en una escuela de Huizúcar con Primaria y atendiendo una subdirección; de 1980 a 1985 me trasladé a San Salvador y trabajé con Segundo Ciclo en la EUMU “El Progreso”, luego, desde 1985 a 1989, me trasladé a la EUMU “República de Costa Rica # 1”, donde trabajé con Tercer Ciclo y atendiendo también la Subdirección y finalmente me trasladé en 1989 al Instituto Nacional “General Francisco Morazán”, a trabajar con Bachillerato, hasta la fecha.

¿Cómo han cambiado las generaciones de estudiantes Garciístas y cómo ha cambiado usted con los años?

La vida trae consigo constantes cambios y la vida en el Colegio no ha sido la excepción, cada generación de estudiantes trae consigo habilidades y destrezas, a las cuales tenemos que adaptarnos para no quedar en desfase con ellos; hay necesidad de actualizarse constantemente, ir a la vanguardia y el Colegio ha sido de gran ayuda.

¿Podría brindarnos una recomendación para los estudiantes Garciístas y para los docentes?

Para los estudiantes, tener presente que los valores que el Colegio inculca, los interioricen, los hagan propios y tendremos excelentes personas en el futuro y sobre todo no olvidar que el año escolar con esfuerzo y dedicación se puede ganar día a día.

Para mis compañeros, decirles que el Colegio nos brinda la oportunidad de crecer profesionalmente por lo que es necesario aprovechar los recursos, capacitaciones, y no olvidando también que, al ganar nuestra institución, ganamos nosotros también por ser parte de ella.

¿Cuál es experiencia más memorable que ha vivido en el Colegio?

Satisfacciones son muchas, como parte del Personal Docente de bachillerato, lograr que la asignatura de Matemática sea la mejor evaluada en PAES a lo largo de los años, que en el año 2010 logramos obtener el Segundo Lugar como Colegio a nivel nacional en resultados PAES y ese mismo año sacar al mejor bachiller a nivel nacional, obteniendo un 10.0 perfecto.

¿Qué es lo que lo enorgullece de ser Garciísta?

Cumplir 30 años de labor en el colegio, tiempo durante el cual he aprendido mucho de la mística y valores que el colegio inculca y que me han ayudado a mejorar día a día.